Noticias

UCSS: La combi cumplió 35 años

Sinónimo de caos, desorden, peligro e informalidad, la combi cumplió 35 años en el sistema de transporte urbano, y a pesar de recibir un gran número de críticas y quejas, tanto por parte de las autoridades como de los usuarios, continúa siendo una de las principales alternativas de transporte de los limeños.

La Combi

La combi apareció en Lima en 1976. Aunque se crea lo contrario, se inició como una solución a la falta de suficientes rutas de transporte para movilizar a la creciente población limeña, afirma el Ing. Luis Sánchez, especialista de la Facultad de Ingeniería de Transportes de la Universidad Católica Sedes Sapientiae (UCSS).

"En un principio, la combi funcionaba a manera de colectivo para distancias pequeñas que no eran cubiertas por ninguna empresa de transporte, o donde los ómnibus eran insuficientes. Transportaba de 12 a 14 personas cómodamente sentadas", asegura.

Afirma además que el nombre "combi" aparece como abreviación de "Kombiwagen", que era el modelo de camioneta rural de la marca Volkswagen, y que se fue popularizando entre los pasajeros hasta quedar en el lenguaje colectivo.

Hasta ese momento, la combi era un desfogue para el insuficiente sistema de transporte que venía golpeado por la quiebra de muchas empresas. Pero en la década de los 90’s, cuando se autorizó que cualquier persona podía prestar el servicio de transporte, en cualquier auto y por cualquier vía, el hecho se tornó caótico.

"La gente que estaba desempleada se lanzó a las carreteras. Encima las camionetas rurales que llegaron a Lima provenían de Chile, que ya había pasado por la mala experiencia de las combis. Mientras Chile se deshacía de las combis, nosotros la incorporábamos como solución al transporte", comenta el especialista de la UCSS.

A partir de allí, la combi comenzó a sufrir las mutaciones que ya son conocidas por todos. "Antes, el chofer de un ómnibus se tomaba el lujo de decidir a quién recogía y a quién no. Ahora, las combis se pelean para recoger a cualquier pasajero infringiendo las reglas de tránsito", detalla el Ing. Sánchez.

Por otra parte, si en un inicio las combis llevaban entre 12 ó 14 pasajes, hoy en día se las han arreglado para llevar hasta 18 personas, si no es más. ¿Cómo? Apretados y parados, o mejor dicho doblados. Incluso algunas camionetas rurales tienen un falso techo más alto para que la gente pueda ir parada. Las combis son capaces de transportar más gente de la permitida, sino lo cree, recuerde la frase: "Al fondo entran 4".

Según datos de la Gerencia de Transporte Urbano de Lima y Callao registrados en febrero de 2011, por las calles transita un aproximado de 9,700 combis. Sin embargo, éste es sólo el número de las camionetas rurales que operan formalmente. Se estima que un número similar operan de manera informal.

Sin embargo, este número representa un descenso en comparación a marzo de 2008, cuando se registraron 11,000 camionetas rurales. Esto, en parte, se debe a las políticas consignadas por las autoridades para reemplazar el número de combis por ómnibus.

Se calcula que en la capital se realizan aproximadamente 1.5 millones de viajes en combi al día, y se estima que una persona demora 65 minutos, en promedio, para llegar de un punto a otro. Hace algunos años, el promedio de duración de un viaje era de 35 minutos, y se prevé que este tiempo vaya en crecimiento.

En referencia a los choferes de combi y su "avezada" forma de conducir, es preciso decir que no se tienen cifras exactas sobre los accidentes que ocasionan. Pero se sabe que el transporte urbano genera el 36% de las muertes por atropello en Lima y Callao. Sin embargo, el transporte público sólo representa el 3% del total del parque vehicular.

  • Youtube
  • Facebook
  • Siguenos en: